ROSADO DEL VALLE

ROSADO DEL VALLE, Julio (Puerto Rico 1922)

Julio Rosado del Valle fue un genio de la PINTURA. Además de esta disciplina, el artista trabajó la ESCULTURA en aluminio (arte que abandonó debido a una intoxicación), realizó murales, dibujos y, hacia el final de su vida, dibujo en computadora.

Sus obras plasman imágenes reconocibles, cuando son figurativas, o nos impactan con su maestría del color, cuando son abstractas. Las imágenes que acompañan este artículo muestran uno de los motivos frecuentes en la obra del artista: la representación del niño portorriqueño, ya sea jugando o caminando solo por las calles mientras descubre el mundo.

Nacido en el siglo pasado, cuando las leyes de la representación plástica tomaron rumbos inusitados luego de las vanguardias europeas y de Pablo Picasso, Rosado del Valle exploró en diversos estilos temas como paisajes, animales, bodegones, desnudos y retratos.

Rosado del Valle inicia su andadura como pintos desde adolescente. En1944, toma cursos con el pintor español, Cristóbal Ruiz. En 1946, la Universidad de Puerto Rico le concede una beca para estudiar en la New School of Social Research de Nueva York. Allí se alimenta de la maestría del pintor cubano Mario Carreño y del muralista Camilo Egas. Un año después, viaja por Europa (Florencia y París) donde lo imaginamos absorto asimilando la diversidad de estéticas de los maestros europeos.

De regreso a la isla, trabaja en el Taller de Artes Gráficas de la División de Educación de la Comunidad (Divedco). El año 1950 gana el concurso para decorar uno de los halls del Caribe Hilton, para el cual pinta Vejigantes. La obra todavía se muestra por lo que se le puede apreciar al visitar el hotel. El año 1955 es nombrado Artista Residente por la Universidad de Puerto Rico hasta el año 1982.